Las sillas Eames para el comedor

Un comedor donde las protagonistas son las Eames

El comedor es, quizás, el lugar de la casa en el que pasamos menos tiempo, sobre todo si es un comedor individual y no está unido a la sala de estar. El comedor sirve simplemente para poder sentarnos y disfrutar de una comida, ya sea el desayuno, el almuerzo o la cena.

Después de esos 20 minutos, todos volvemos a nuestros quehaceres en el resto de la casa o en la calle.
Por eso me refiero a esta estancia como la que menos usamos a lo largo del día.
Pero aunque no la usemos tanto como otras, no debemos descuidar su decoración, ya que forma parte de la casa.

Un comedor no tiene por qué ser un espacio aburrido y formal, con la típica mesa de comedor grande de madera y sillas a juego. Lo podemos dar un estilo personal con elementos modernos, retro o contemporáneos.

Si nos ponemos a ver fotos de comedores recientes, seguramente observaremos en la mayoría de ellos las populares sillas Eames. Estas sillas, para quienes no lo sepan, se caracterizan por tener una carcasa de polipropileno como asiento, sujeto por 4 patas de madera unidas entre sí por dos travesaños en forma de X. Las hay con o sin reposa brazos, siendo las más habituales las de sin reposa brazos.

Estas sillas tienen un diseño minimalista, y se pueden encontrar en diferentes colores y materiales, como por ejemplo forrada con diferentes tapizados.
Al adaptarse a cualquier decoración, pueden servir perfectamente como sillas de comedor, por poner un ejemplo.

Muchos mezclan diferentes colores para hacer una composición muy original, o si prefieres algo más clásico, que todas tengan el mismo color.

En el caso del comedor, es preferible que no tenga reposa brazos, pues sino puede haber problemas para introducirlas dentro de la mesa y que quede más recogido. También prefiero que sean en polipropileno sin tapizar, ya que es mucho más limpio para limpiar, y en un comedor va a haber muchas manchas de comida.

Para que las sillas Eames sean las protagonistas absolutas de la composición, los demás muebles y elementos decorativos tienen que ser muy sobrios y sencillos, que combinen pero que no destaquen. Por ejemplo, la mesa del comedor, cuantos menos detalles tenga, mejor.

Un simple mesa rectangular de madera clara con un jarrón encima y sin alfombra, es lo que mejor queda. En la pared, un cuadro o reloj muy minimalista, y para el color de la pared, son mejores los oscuros combinados con los claros. Y ya tendríamos la composición perfecta para nuestras sillas.