Sillas Eames: ¿original o réplica?

Varias sillas eames

Actualmente podemos decir que vivimos en un mundo bastante capitalista donde se aprecian muchas cosas como el diseño y el estilo. Obviamente cuando algo tiene éxito no tardan en aparecer las imitaciones, muchas de ellas procedentes de Asia, las cuales son cada vez mejores y en ocasiones no siempre se consigue distinguir qué es falso y qué es auténtico.

Esto es algo que sucede prácticamente con todo, no solamente con ropa o productos tecnológicos, también pasa lo mismo con cualquier producto de éxito como por ejemplo las conocidas sillas Eames, las cuales están muy de moda actualmente, aunque no se trate de un modelo de silla muy actual.

Esta clase de silla fue diseñada por Charles y Ray Eames, dos reconocidos diseñadores del pasado siglo XX, quienes se han convertido en un referente del diseño desde que presentaron este modelo hace ya unas cuantas décadas. Gracias que su popularidad se hizo cada vez más grande no tardaron en aparecer réplicas e imitaciones de todos sus modelos, los cuales siguen fabricándose en nuestros días.

No todo el mundo cuenta con presupuesto suficiente para comprar una silla auténtica Eames, pero... ¿cómo podemos detectar que lo que nos están vendiendo sea uno de los modelos originales? En esta entrada vamos a explicar cómo poder hacerlo.

Lo primero que tenemos que hacer es buscar una etiqueta de Herman Miller o Vitta en la base de la silla. ¿Qué significa esto? Herman Miller son los fabricantes exclusivos de muebles Eames ken Estados Unidos y por su parte Vitta es la firma que cuenta con estos derechos en Europa.

En el caso de las sillas Eames con carcasa de fibra de vidrio tendremos que buscar una etiqueta con papel original donde aparezca la inscripción “Herman Miller, Zeeland, Michigan” y la impresión de las siglas HM en la base de la silla. Si la silla no cuenta con estos detalles puede que sea uno de los primeros modelos de este material, por lo que vendría con un borde de cuerda y la impresión de un círculo y una estrella, lo que revelaría que se trata de uno de los primeros modelos de la producción original, aunque estos serían mucho más caros que los posteriores.

Si en cualquier caso no se encuentra ninguna de las etiquetas originales, pero sí alguna que parezca nueva, hay que desconfiar. Por norma general, el papel suele amarillearse con el tiempo y si está demasiado blanco puede que se trate de una falsificación. De cualquier forma, nunca está de más que nos familiaricemos con los trabajos de Charles y Ray Eames y conocer las principales características de estas sillas tan demandadas en el mundo.

Si se tiene la oportunidad hay que comparar la silla que nos estén intentando vender con los modelos originales en foto, buscando coincidencias o cosas que no tenga la silla que quieren vendernos con respecto al modelo original.

En el caso del modelo Eames Lounge Chair hay que fijarse mucho en la base, los reposabrazos y también el rebosacabezas, con lo que también podremos hacernos a la idea de si se trata de la original o no. Es muy importante tener en cuenta que hace años diversos fabricantes coetáneos como Pycraft hicieron sus propias versiones y réplicas de las sillas Eames, bastante parecidas y que pueden dar lugar a confusión.

En caso de que estemos casi seguros de que se trata de una silla original Eames pero no queramos arriesgarnos, lo mejor siempre será recopilar toda la información posible sobre la silla, sacarle fotografías a todo y remitir toda la información a Herman Miller, en Estados Unidos, donde aunque no nos confirmarán al 100% si es original (sobre todo porque tendrían que inspeccionarla ellos) sí podrían darnos un feedback más concreto de cómo saber exactamente si es uno de sus productos. Si buscas una silla Eames original, lo más practico es consultar la lista de distribuidores oficiales para España, o el país en que vayas a hacer la compra.

Las réplicas son totalmente legales. El diseño original de la silla Eames